Gran despliegue de

recursos escenográficos en

El hombre de la Mancha

 

El musical El Hombre de la Mancha que se presenta actualmente en elCentro Cultural TELMEX es una gran producción que destaca por la magnificencia, alarde y versatilidad en el manejo y diseño de volúmenes y texturas. La acción de la obra transcurre en España a fines del siglo XVI, en una prisión en Sevilla y en varios lugares de la imaginación de Cervantes.

Durante marzo y abril un gran equipo técnico, integrado por tramoyistas, utileros, atrezzistas pintores, mecánicos, técnicos en iluminación y audio, entre otros trabajaron en la adaptación y realización de los elementos escenográficos. De este modo cobraron vida los distintos lugares donde se desarrolla la acción de este musical original de Dale Wasserman, Joe Darion y Mitch Leigh que es producido por OCESA Presenta y Mat Theatrical Entertainment, empresas de CIE.

Así, de manera detallada y precisa vió la luz una prisión cuyos confines se pierden en las sombras. Hay nichos y hoyos en donde los presos hacen sus nidos. Está bajo tierra y se llega a él por una escalera que se puede levantar como un puente levadizo.

También se puede apreciar la legendaria escena de los molinos de viento. Cabe señalar que aunque la producción procede de Madrid, ha sido necesario adaptar, modificar y en algunos casos fabricar totalmente algunas piezas escenográficas. Como los tres molinos, que cada uno cuenta con movimiento giratorio en sus aspas.

Dentro de las aportaciones de los técnicos mexicanos también se encuentra el diseño y realización de una sección de la iglesia. En el caso de la escena del nombramiento de Don Quijote como caballero se ha bosquejado la construcción de un pozo que no existió en el montaje madrileño.

Todos los elementos de la ambientación son abultados y corpulentos con acabados concisos y rigurosos. Es de destacarse que es la primera vez que esta obra se representa en México con diversas escenografías y no con telones decorativos. Todo es tangible al mínimo detalle.

Asimismo hay un derroche y alarde de recursos en la iluminación. Todas las piezas de la ambientación poseen un gran volumen, en consecuencia casi todo el espacio del telar esta ocupado con ellas. Por esta razón fue necesario instalar reflectores y equipo en las partes laterales y frontal del escenario. El diseño de iluminación es totalmente nuevo. Son utilizados aproximadamente 300 reflectores y un equipo de audio totalmente nuevo.

Por su parte la boca escena simula la entrada a un castillo y tiene catorce metros de ancho por ocho de alto. Es el marco de toda la puesta en escena que tiene un total de veintiún cambios escenográficos, entre los que también destacan la Venta y la casa de Alonso Quijano. Además de un sinnúmero de elementos automatizados.

Todo es rústico con apariencia de piedra y tabique en tonalidades grises, café y rojizas. Está confeccionado en madera, aluminio y unicel con terminados de diversas pastas de acrílico.

En cuanto a la utilería figura una gran cantidad de elementos entre los que se encuentran máscaras, lanzas, escudos, platos jarras para vino, cuchillos, antorchas, plumas, alfombras, cojines, cuencos, palas, navajas, naipes antiguos y vasos de estaño entre otros. Incluso hay una fulgurante exhibición de armas de la época como floretes, dagas, empuñaduras, mandobles y espadas.


REGRESO

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS OCESA PRESENTA ©2000.
ESTA PAGINA ESTA DISEÑADA PARA SER VISTA A 800X600
EMAIL.